Disfrazarse en casa

¡Disfrazarse no será un problema! Top 3 disfraces para los peques

Los niños aman disfrazarse, hecho que constituye un poderoso incentivo para su rica imaginación. ¿Pueden disfrutarlo todavía más? ¡Claro! La diversión viaja en jet cuando hacen su disfraz con tu ayuda.

Las fiestas de disfraces o los carnavales son ocasiones que los emocionan a tope. Sin embargo, representan un verdadero desafío para los padres. Bien sea por los recursos, el corto tiempo disponible o la indecisión del pequeño: la elección del traje se torna cuesta arriba.

¿Por qué optar por confeccionar el traje de forma casera?

Todos los papás quieren darles la mejor infancia posible a sus hijos. Un básico para lograrlo es compartir tiempo de caridad.

Ir a una tienda, comprar un disfraz y salir puede llevar menos esfuerzo. Sin embargo, el niño siempre recordará cada detalle de esas tardes en que hacían su disfraz soñado. ¡Eso no tiene precio!

Al verle sonriente, sabrá que su felicidad se reparte en el hermoso disfraz y el que lo hicieran en familia. Un acto tan simple, tiene muchas lecciones de vida. Él podrá entenderlo más tarde, pero desde el inicio lo atesorará.

Estas opciones sencillas de disfraces explotarán su imaginación y le brindarán tardes de gran alegría.

¿Necesita disfrazarse? Una tierna mariquita

Entre los disfraces que más ilusión generan en los peques, están aquellos alusivos a insectos. Existen dos opciones tan seguras como fáciles para disfrazarse: las abejas o mariquitas.

El elemento primordial será una camiseta de color negro, acompañada por medias tupidas o leggings del mismo color. Para la mariquita, se utilizará fieltro rojo para el pantalón o falda. ¡También se vale apelar a una camiseta rojiza!

En dado caso, las motas pueden hacerse con fieltro negro. La goma eva será una buena alternativa. En ambos casos, se deberán pegar a la vestimenta. Con fieltro carmesí y negro se hace un sombrero, con la tela sobrante se arman las antenas.

Un poco de maquillaje en el rostro, ¡y el disfraz está listo!

Una abeja muy despabilada

Teniendo la camiseta negra, se utiliza el fieltro pajizo para hacer las características franjas. Las alas quedarán hermosas elaboradas con tul negro. Al pegarse de la espalda del peque sobresaldrá.

Una vez terminado, ¡querrá revolotear por toda la casa y el jardín!

El capitán más intrépido, excelente opción para disfrazarse

Los niños están sedientos de aventuras. Por eso, capitanear un barco el altamar se les antoja irresistible. Para impulsar su imaginación, un sombrero será lo idóneo.

Se hace con fieltro negro, midiendo su cabeza para asegurar que le quede a la perfección. La forma triangular es emblemática, el niño puede colaborar recortando.

Luego se unen las extremidades para darle un acabado de primera. Cada quien escogerá si prefiere pegarlo con silicón o la costura le convence más. La camiseta a rayas ofrece varias opciones: azul, negro o rojo según prefiera el infante.

A las niñas les quedará estupenda una tranza un poco desaliñada. A los chicos una peluca de cabello largo, pintarle una barba les sumará realismo. El parche realizado en fieltro negro será un imprescindible.

El vaquero más valiente

Esta opción destaca por su atractivo y simpleza. Los peques necesitarán una camisa a cuadros y una chaqueta marrón o vaquera. Será la ocasión para reutilizar un par de vaqueros viejos.

Con ellos, pueden hacerse flecos que se coserán a la chaqueta. El pañuelo anudado a la altura del cuello junto al sombrero hará que parezca sacado de una peli.

Los últimos toques consistirán en un cinturón o quizás una pistola de juguete. Por supuesto, todo vaquero que se aprecie tiene un fiel corcel con él. Para hacerlo, lo fundamental será un palo marrón.

La cabeza puede elaborarse en tela o cartón pintado. Todo dependiendo de las destrezas o facilidades que cada cual tenga con ambos materiales. Finalmente, se incorpora a una punta del palo, ¡y el caballo está listo para su primera carrera!

Esta variedad de disfraces también permitirán que los pequeños creen sus propias aventuras en casa. Bien sea con sus hermanos, primos, vecinos u otros amigos las tardes estarán colmadas de diversión.

Se alejaran un poco de la televisión y la pasarán en grande, ¡no solo quedarán relegados al carnaval o las fiestas de disfraces!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *