el disfraz

El disfraz de carnaval adecuado: Tips para escogerlo

El colorido de algunos trajes puede “encandilar” a los peques de la casa. Sin embargo, al momento de buscar el disfraz perfecto, la comodidad tiene un rol protagónico.

Para garantizar que se divierta a tope, el traje deberá ser tan cómodo como de su agrado. De tal manera, que explote su energía corriendo, jugando y riendo todo el día.

¿Cómo dar con el disfraz adecuado para cada niño?

La edad se torna un factor importante. Al tratarse de bebés, no tienen pasatiempos o preferencias establecidas. En los padres recaerá completamente la decisión, siempre que se cubran ciertos aspectos.

Lo aconsejable es que tenga solo una pieza, sea calentito y confortable. Los más prácticos incluyen corchetes en la zona trasera para que el cambio de pañal no sea una maniobra enrevesada.

Son muy populares los motivos selváticos o del mundo animal. Tales como osos, jirafas, tigres, leones, mariquitas y demás. Asimismo, dan la opción de incluir un leotardo si se quiere.

Escuchar sus preferencias para el disfraz

Si el niño es más grande, tendrá una idea de qué le gustaría disfrazarse. Partir de sus gustos hará la búsqueda más sencilla, potenciará el disfrute de la fiesta y su comodidad.

Puede decantarse por personajes de videojuegos como Mario Bros o Sonic, películas como Star Wars o Harry Potter. ¡Inclusive de profesiones como bomberos, doctores, veterinarios, policías, etc.!

Al considerar su opinión, los papás le enseñan que sus gustos y preferencias son importantes. Mientras potencian la ilusión con la fiesta. Pueden optarse tanto por su compra como elaboración, todo dependerá del tiempo, la disponibilidad y similares.

¿El niño está indeciso? Hay trajes que tienen un gran encanto como indios, vaqueros, piratas, momias, Drácula, princesas, hadas, etc.

Comodidad y movilidad

El disfraz puede verse como una impresión 3D de sus sueños, pero si limita los movimientos poco durará la fascinación. Un material de pobre calidad le causan comezón, irritaciones y le incomodará: será áspero.

También conviene escoger una o dos tallas más grandes. De manera que pueda tener ropa debajo, porque en esos días el frío seguirá haciéndose sentir. Será conveniente sugerirle al pequeño que se mueva un poco con cada disfraz mientras se los prueba, pero sin movimientos bruscos.

Será más prudente pagar un poco más, pero que el disfraz pueda usarse tantas veces como guste.

¿Qué hacer con el maquillaje para el disfraz?

Los pintacaritas resultan un éxito en toda fiesta infantil, ¡es innegable que los peques aman maquillarse el rostro! Por ende, este aspecto será excelente para completar el traje ideal.

La piel de los bebés es muy delicada, así que trazos sencillos serán los mejores. Pueden ser unos bigotes, pecas o similares. Para niños más grandes el maquillaje podría ser más detallado.

Otra alternativa será emplear caretas. Deben preferirse aquellas que resulten agradables, con que pueda respirar. Tampoco debe cubrir ni la mitad de sus ojos ni entre en contacto con sus pestañas.

el disfraz

Últimos toques

El cuidado en los detalles transforma cualquier disfraz en un atuendo increíble. Lo más recomendable será utilizar maquillaje al agua en los niños. Porque será sencillo de remover y no causará estragos en su piel.

Convendrá hacer una prueba algunas horas previas, para certificar que no desarrolle ninguna alergia. Prendas como camisetas térmicas o mallas le brindarán el calor que necesita para disfrutar hasta el último segundo la fiesta.

Por supuesto, tiene que llevar calzado confortable. Esto será especialmente importante si forma parte de desfiles donde tiene que caminar por largo rato. Asimismo, descartar pelucas o similares minimizará las molestias de los peques.

Tener en casa un baúl de trajes permitirá que los use con frecuencia en casa. Inclusive podrá intercambiarlos con sus amigos, dado que su crecimiento es acelerado y el gasto puede ser muy fuerte.

Disfrazarse ayuda a expandir y mantener activa la imaginación de los niños. Asimismo, beneficia su capacidad para socializar, ser empático y motiva su desarrollo cognitivo.

Puede incluso jugar a recrear algunos cuentos en ocasiones como fiestas de pijamas o de disfraces. Lo motivará a ir descubriendo y formando su identidad personal, identificándose con rasgos de esos personajes que admira.

En fin, escoger un disfraz y usarlo constituye un hermoso momento en la infancia de cualquier niño.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *