Imaginación niños

¿Imaginación de tu peque? Puedes desarrollarla por medio de los disfraces

La edad infantil son esos años en los que cualquier objeto puede catapultar la imaginación a niveles estratosféricos. La tapa del cubo de la basura puede ser desde un techo hasta un poderoso escudo, un par de sábanas, almohadas y cojines pueden ser una fortaleza impenetrable.

La imaginación de un niño es como un polvorín a la espera de una chispa, y es que cualquier objeto o situación puede ser estimulante para ellos.

Muchos psicólogos que su especialización está abocada a la crianza, hacen énfasis en el uso de disfraces cómo el elemento principal para el desarrollo emocional y social de los niños, ya que al parecer el disfrazarse los ayuda a tomar diferentes roles y explorar lo que tiene el mundo para ofrecerle.

Es importante que los niños se disfracen  de otros seres o personajes como héroes, princesas de cuentos de hadas o su personaje favorito, por este medio los pequeños exponen al mundo sus capacidades de imaginar y crear un ambiente o situación, esto a su vez fomenta el desarrollo de sus habilidades cognitivas y métodos de socialización.

¿A qué edad debo comenzar a reforzar esta actividad?

Los psicólogos afirman que los niños comienzan a experimentar pensamientos dirigidos a la imaginación, luego de sus primeros 3 años de vida, por ende esta es la edad más propicia para ofrecerle los objetos necesarios, entre los más comunes están los disfraces y juguetes, ya que estos en su gran mayoría están diseñados para que el infante pueda desarrollar características sociales mediante el juego.

El disfraz  durante esta etapa tiene un roll más amplio, ya que comienzan a experimentar o imitar actitudes que ellos consideran distintivas del personaje al cual hace alusión.

El disfraz correcto está en su imaginación

En este punto se debe tener muy en cuenta que tipo de disfraz o elemento se le ofrecerá al Infante, aunque por lo general estos suelen inclinarse más a elegir el personaje más popular del momento.

La forma correcta de disfrazar a un niño es que este lo elabore el mismo, eligiendo los objetos y prendas que el considere adecuadas.

Se debe tener presente que por este medio se pueden predecir comportamientos y necesidades a futuro del pequeño, si a un niño le gusta descubrir nuevas cosas por sus medios o ser muy curioso, lo más probable es que elija disfrazar se superhéroe o explorador.

Otros niños por lo general suelen quedar enfrascados en el mismo personaje por varios años, si esto sucede el niño buscará por medios propios o exigirá a los padres que le proporcionen material necesario relacionado con  el personaje.

Esta etapa por lo general sucede entre los 3 y 6 años, y se le conoce como un roll, el cual fomenta la repetición constante de las mismas actitudes.

A tu niño no le gusta disfrazarse

En algunas ocasiones puede suceder que  tú niño no esté dispuesto a disfrazarse, en estos casos puedes recurrir a pintar su rostro con algún tema relacionado con el personaje que le guste, estos casos pueden darse en pequeños un poco más introvertidos.

Estos niños suelen no querer llamar la atención, no les gusta ser el punto de atención. En algunas ocasiones, estos pueden tener cierto favoritismo por personas poco convencionales, como lo pueden ser los villanos, esto no debe ser motivo de preocupación siempre y cuando el niño no realice actividades de carácter violento.

La mejor manera de abordar el tema de los disfraces violentos es preguntarle al niño de forma directa; el que le hace sentir representar este tipo de personajes. Lo mejor es dejar que el niño explore y aprenda por sus propios medios.

Una manera sencilla de socializar con el niño a la hora de realizar estas dinámicas es disfrazarse con él, tanto para su hijo, como para usted será una ocasión única e inolvidable; además de que por medio de esta actividad se pueden afianzar lazos de confianza entre usted y su niño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *